...

¡Rebajas de primavera! 🌷 Descuentos en parques infantiles y torres de aprendizaje hasta el 26 de mayo

¡Rebajas de primavera! 🌷 Descuentos en parques infantiles y torres de aprendizaje hasta el 26 de mayo

La educación Montessori es un enfoque de aprendizaje único que destaca tanto la actividad práctica y autodirigida, como el juego colaborativo. Y si has estado leyendo sobre la filosofía Montessori, seguro que también has oído hablar de uno de sus elementos esenciales: la cama Montessori. Es una cama de tamaño infantil con el colchón a nivel del suelo o cercano a él, diseñada para fomentar la independencia, la seguridad y la comodidad de los niños.

Imagina a un niño tratando de subirse a una cama grande y alta durante la noche. Puede ser un desafío para ellos materse a la cama sin ayuda, y el riesgo de caídas o golpes siempre está presente. Pero con la cama Montessori, los niños pueden acostarse y levantarse fácilmente sin ayuda de un adulto. Esto fomenta la independencia y ayuda a los niños a desarrollar su confianza en sí mismos, la autoestima y la autonomía, aptitudes esenciales para su vida adulta.

Responsabilidad, seguridad y comodidad… ¿pero cómo?

La cama Montessori también fomenta el sentido de la responsabilidad en los niños. Como la cama está diseñada para ser fácilmente accesible, los niños pueden hacer su cama y ordenar su dormitorio sin ayuda. La idea es que este sentido de responsabilidad pueda extenderse a otros aspectos de su vida, incluyendo su desarrollo académico y sus interacciones sociales en el futuro.

La cama también está diseñada para ser segura para los niños. Está a poca altura del suelo, por lo que es menos probable que los niños se caigan y lastimen. Además, la cama está construída con materiales adecuados para los niños y tiene características especialmente enfocadas en la seguridad, como bordes redondeados y una construcción resistente.

La cama Montessori favorece además un sueño reparador. Es de tamaño infantil y se adapta cómodamente al cuerpo del niño, lo que favorece una sensación de seguridad y comodidad. El diseño bajo hasta el suelo también favorece la sensación de calma y relajación, lo que puede ayudar a los niños a conciliar el sueño más fácilmente y a dormir más profundamente.

Por último, las camas Montessori también pueden proporcionar un entorno de aprendizaje cómodo. Como la cama es de tamaño infantil, los niños pueden utilizarla como espacio de trabajo para leer, dibujar u otras actividades tranquilas. Así, ellos tienen un espacio cómodo y propio, ayudándoles a sentirse más relajados y comprometidos en sus actividades de aprendizaje.

¿Cuál es la conclusión? La cama Montessori aporta una serie de beneficios para el desarrollo de los niños. Al incorporar una cama Montessori a la vida de un niño, los padres pueden ayudar a promover el desarrollo de su hijo/a de una forma segura, amable y enriquecedora. Es una inversión pequeña pero significativa en el futuro de un/a niño/a que puede traerle beneficios durante años.

Suscribete a Nuestra Newsletter

Suscribete a Nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas noticias y actualizaciones de productos, ofertas exclusivas y entradas de blog.

¡Gracias por suscribirte!